Página 9. Sólo la página número 9.


Creo que un 9 de enero es un buen día para empezar un libro. Mi libro del vivir. Mi 2013 aquí, ordenado y desordenado. Nunca creí que empezaría un diario a los 30 años. Nunca me gustó escribir por obligación. De hecho no sé qué hago aquí, con este dolor de cabeza, obligándome a empezar este trabajo.

Todos los libros comienzan por la página 9. La 11, a lo sumo. Bueno, menos esos best-sellers que van ganando prólogos según aumentan sus ediciones. Pero eso no cuenta. Además, no tengo ningún interés en escribir un libro. No tengo nada que contar con su planteamiento, su nudo y su desenlace. Serán historias las que aquí queden plasmadas que ya han empezado, que arrastro desde la niñez o desde algunos pocos años. Quizás la preocupación que mantenga hace unos pocos días, y por supuesto, las que vayan ocurriendo. El 31 de diciembre también alguna quedará inconclusa.

Y si soy capaz, que ciertamente no lo creo, no volveré atrás para retocarlo, cambiar palabritas y corregir. Se trata de un ejercicio espontáneo y así debe quedar.

Comenzar con un resumen de mi vida me llevaría demasiado tiempo. O quizás muy poco: todo puede quedar resumido en el inconformismo. La incapacidad de dejar expulsar de mí el dolor de lo que ya no poseo. La añoranza de tantos momentos compartidos con otros que quisiera seguir viviendo. La melancolía de haberme sabido feliz.

De todos modos, no tengo ningún interés en resumir mi vida. Los dos o tres últimos años huelen a rancio. Y si no, huelen a limón, que es peor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s