En tan sólo cuatro días.


Cuando una amiga acude a ti a intentar hacerte comprender que todo el mundo está equivocado, que su historia es la fuente de sus ansiedades y que no, que no se la ha inventado. Cuando quiere enseñar una mínima parte de lo que ha vivido, de lo que ha sentido, de sí misma y de sus por qués… Entonces… entonces puede que tengas que escuchar relatos como este, y que, aún así, sigas sin saber una pizca de lo que sus entrañas duelen y saben.
Lo que a mí me contaron esa tarde, entre lágrimas, enfados, subidas de tono y, sobre todo, dolor, se parece a esto:

“En parte creía que había sido cosa mía, que yo le había agregado un poco de fantasía a todo aquello y que había exagerado todo. Pero resulta que, al borde de volverme loca pensando haber idealizado lo que pudo ser y no fue, en ese preciso instante, rebusco en los archivos más recónditos y encuentro copias de un pasado que no sólo no inventé, sino que poco a poco había olvidado que hubiese tenido tal intensidad.

Y todo esto, después del DELETE. Evitar el regodeo de lo bonito… y destruir. Y no es que fuera bonito. Es que era precioso, encandilador, excesivo… insultantemente hermoso como para hacer oídos sordos.

No. No estoy loca. El que está loco es él. Y tengo pruebas. Lo que mis ojos acaban de leer y mi corazón a revivir me levanta sentimientos tan desagradables que no me atrevo siquiera a ponerles nombre. ¿Ira? ¿Pena? Angustia seguro. Por conocer la cara y la cruz, lo mejor y lo peor. Nunca un término medio. Enaltecimiento y desprecio. El todo y la nada.

Hostia, colega, ¡que estoy llorando por él! ¡Por su culpa! ¿Tú te crees?

Grabados en el alma tengo sus motivos. Me los creí. Y ahora nadie me cree a mí. Todos piensan que estoy loca, que me lo he inventado, que soy una niñata enamoradiza y tonta a la que se engaña en diez minutos. Nena, dime tú a mí si esto es mentira…

– Me ha encantado conocerte y me da un vuelco el espíritu cuando te pienso.
– Que sepas que me desconcierta no verte y no acariciarte, no es fácil no disfrutar de tu compañía.
– Me encanta inventarme cómo eres!
– Eres grande en verdá
– Soy un privilegiado por poder compartir mis ganas con su extraordinaria persona y ser quien provoque tan buenas sensaciones.
– Creo que he conocido a una persona especial en mi vida
– Gracias por ser como eres.
– Me gustaría que no le dieses vueltas a la cabeza y pensaras que es seguro que yo estaré pensando sólo y exclusivamente en ti para regocijo de mis sueños y quedarte dormida en ese pensamiento
– Sería bonito…Sorprenderte, aparecer… Y pensar que este nuestro secreto ya Sí es para siempre
– Esa tan poco frecuentada sensación de ser uno cuando nos abrazamos
– Lo que más me gusta de ti, aparte de tu espontaneidad, es la inquietud por destripar los pensamientos desde tu soledad. Ahora eres, más que bonita, interesante…Escribes. Profundidad emotiva que en muchos corazones encontraría un hueco. A mucha gente le habrá encantado. A mi me ha enamorado.
– Tengo la sensación de que eres una de esas personas que me gustaría integrar en el día a día de mi vida de alguna manera.
– Por eso quiero que sepas que para lo que haga falta me tienes
– Mi niñata favorita
– Que se atreva alguien a quitarmelo!!
– Puedo decir que soy afortunado de que esto haya pasado
– Yo estoy encantado
– Me queda el consuelo de esperar que no me vas a dejar solo cuando me duerma
– Creo parecerme mucho a ti en algunos aspectos
– Tienes un buen saber hacer que me motiva
– No te quieres enterar de lo que eres capaz…
– Usted tendrá siempre un espacio en mi corazón mientras quiera
–  No le prometería amor eterno ni vida en común, pero si admirarla y acompañarla por siempre
– Te admiro.Y crearé una vida con tu personaje en el recuerdo, si no se actualiza…
-Solo te digo que me ha gustado conocerte y que me gustaría seguir haciéndolo y aprender de tí día a día, esté aquí o en Pekín. Y que todo cambia, conocerte ha cambiado muchas cosas, si no fuera así, estaría siendo incongruente conmigo mismo.
-Solo se que he sido presa de sus encantos 4 días, y que la distancia, es el olvido; pero que por ello pretenda usted que deje de admirarla y deje de intentar compartir lo que me de la real gana con usted, me parece estúpido
– Entiendo que no quiera ser partícipe protagonista de la historia de un cambio, y que no sea capaz de creerse el punto de inflexión de una existencia. Nadie le puede hacer cargar con esa responsabilidad
-Pero a lo que no puede negarse, porque no forma parte del mundo de sus decisiones y sí de las mías, es que haya decidido ser su fan incondicional en esto de la vida.
– sabes…me gusta y desconcierta tu forma de vivir en la que, desde tu mundo, vas lanzando mensajes al espacio exterior, mensajes en botellas, esperando ser captados y reconocidos y luego actuados, para tu dicha. Estoy deseoso de poder ejecutar un “búscame”. Deseoso de encontrarte en la desnudez de alguna de tus peticiones, y tomarla como mía, y conectar contigo en ese tu mundo imaginario que me fascina
– Me encanta lo confortable que eres. Achuchable.
– No te puedes imaginar lo que me apetece ver esa carita al despertar y poder rodear con mis brazos tu cuerpo desnudo
– No podré silbar todas las veces que te recuerde
– Echar de menos reirme contigo
–  Quitarme de enmedio y hablar contigo, quitarme de enmedio para pensar en ti y quitarme de enmedio cuando se me pone cara tonto
– Te buscaré, como siempre
– Espero ver las cosas buenas que te ocurran
– Te echo en falta
– Deseo tu vocecita susurrando cositas a mi oído…
–  Me abrumas. Y me encanta.
– Puf, solo de pensar de las cosas que me estoy perdiendo de ti
– Alimentando un amor sólo con palabras…pero quién me habré creído que soy!!?? Esto no es justo, y mucho menos para ti.
– Es que no puedes ser más linda!!
– Siéntate a mi lado, acomódate conmigo, déjame sentir como te duermes y como respiras
– Y cuando te haga dormida, abres un ojillo y me dedicas una de tus cautivadoras sonrisas
– Tengo muchas ganas de ti
– Besos. Más besos. Muchos besos. Todos los besos
– Me siento estúpido de no poder hacerte disfrutar
– Me tienes en un hilo.  Quisiera inundar tu mente de bondades y risas
-Tu necesitando. Yo loco por darte.

No te enseño más… tengo millones de palabritas. Pero si con esto, si con esto te has hecho una mínima idea de lo que ha pasado aquí, de por qué la imposibilidad de olvidarle, de por qué fui tan feliz con sus momentos…
Y es que no fue el tiempo, fue la intensidad”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s