Del cajón de los calcetines.


Me robas el sueño de mala manera.

Te pienso y mi cuerpo reacciona en forma de calor intenso; muy intenso.

Calidez extrañada de tus besos, esos que ahora niego, porque ahí… ahí sí que me pierdo.

Como las putas: sin beso, que me enamoro.

Calor de ti, no sólo de tu piel. También de esa mirada que un día me dedicaste.

“Como me has dejado sin palabras, te miro y te beso”.

Fundirme contigo y contra ti y que no termine nunca.

Y fluir con todos los sentidos, dártelo todo, perder el norte sobre ti.

Hacer que te salpique mi pasión.

“Oh, mi niña…” y muero.

¿Escuchar tu placer? Volverme loca.

Tenerte dentro de mí… el encaje perfecto.

Y es que dentro de mí ya te tengo.

Y que me digas “Tranquila”, y casi al borde del llanto del placer…

mirarte por fin y desarmarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s