Sonrisas saladas.


No eres aquí. Siquiera eres. 

Lo que resta es un recuerdo lastimoso del por qué,

o de sonrisas saladas tras la evocación de tus procederes picarescos.

Una lazada grande que ajustaba cada cuarto de esta empresa.

Una llave que no suena ya.

Un anillo que no se achica. Porque no.

Es como una esencia que se pierde; no se huele tu presencia en ningún lado.

No hay una costumbre permanente. Sí  su hueco.

Sin horarios, sin orden y sin prisa

“…ni nadie que me la meta. La prisa”.

(sonrisa salada)

Anuncios

Un pensamiento en “Sonrisas saladas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s