Se avecina tu recuerdo


Olor a incienso y azahar que asoma.

Apto sólo para los olfatos nazarenos.

Cúanto dolor un aroma…

perfume de ti.

Melodías que suenan y te traen aquí de nuevo,

como ésta, ésta que suena ahora mismo.

Ésta y otras tantas más que me transportan

a imaginarte escuchando y sonriendo.

Éstas y otras más que ya habíamos decidido juntos

para el día que me llevases de tu brazo al altar;

al altar de tus sueños y tu vida,

a ese sitio que todos denominaban feo para un enlace

y que a mí me parecía perfecto por ser tuyo.

Virgen del Valle, Gracia y Esperanza, La misión…

La muerte no es el final…

Incienso de Los Tres Reyes.

Tu capa española.

Un pisacorbatas de oro.

Sombreros para los últimos tiempos.

O esos trajes que arreglaste y nunca te llegaste a poner.

Recuerdos de desayunos interminables porque el dolor te podía.

¡Y yo haciéndote tonterías cuando más sufrías!

Y tú sufriendo por un mordisco….

¿o quizás porque no sufriera yo?

Convencerte para que vieses los toros

y levantar un cableado para podértelos poner.

O revolucionar tres dormitorios para que tuvieses la mejor cama.

O comprar esos yogures que te gustaban.

O recorrer Sevilla a deshora

porque te convencí para cenar una tortilla

y… ¡no había patatas!

Acompañar a tu Virgen porque tú no podías hacerlo;

con tus ropas y en tu sitio…

Darte de beber y hacerme daño en la espalda… o en el alma.

Dios mío… para qué seguir…

*La historia del tío de mi abuelo: náufrago en el Guadalquivir, Virgen del Valle.

Anuncios

2 pensamientos en “Se avecina tu recuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s