¿Cómo?


Y sin saber apenas cómo… se enredó en otra aventura que, para bien o para mal (esperemos que para bien), era eso: aventura.

Sabía que no era el momento. No era SU momento. ¿O quizás sí? ¿Quién determina si AHORA es adecuado o no?
AHORA es una palabra maravillosa. Antes ya pasó, y luego quizás no ocurra. Me quedo con ahora.

Pero volvamos a la chica… La verdad, era una chica poco común: alocada y estruendosa, irónica, quizás incluso hasta desagradable… pero todo lo arreglaba con un buen “perdón”  a tiempo. Lo hacía sin querer.

Y sin querer fue como se vio inmersa en una gran aventura; grande, muy grande. La verdad es que últimamente se había enrolado en varias, -en dos, para quince años- pero sin poder de decisión. La envolvieron muy a su pesar, y sobrevivió.  Pero ahora… ahora todo era diferente: ella decidió jugársela porque parecía valer la pena.

Y… ¡y ya no sé más! Parece que la aventura continua, pero… oye, ¿tienes su teléfono? Que últimamente no me ha contado nada nuevo… ¿Por qué? ¿Será que todo acabó? ¿Será que se ha estancado? ¿Será que… que esta chica no existe?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s