Palabras rescatadas de una noche sin PALABRAS


Y… dime:

¿Se puede saber qué hago yo en una cama tan grande

sin nadie que me ronque en la oreja como un bicharraco? ¿eh?

¿sin una boca que, con sólo mirarla, besa?

¿sin ese calor que se proporciona al alma?

¿Qué pasa con esos pobres diablos

que se acuestan solos todas las noches?

sin dar un último beso hasta mañana,

sin pelearse por la manta,

sin un “échate p’allá”…

con miedo a mover el pie porque la sábana está fría.

Frío… sin ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s